La claustrofobia es un trastorno psicológico caracterizado por la incapacidad de la persona en permanecer mucho tiempo en ambientes cerrados o con poca circulación de aire, como en ascensores, trenes llenos o salas cerradas, lo que puede llevar al surgimiento de otros trastornos psicológicos, como la agorafobia, por ejemplo. Más información sobre la agorafobia.

Esta fobia puede llevar a síntomas como falta de aire, boca seca, aumento de la frecuencia cardíaca y sentimiento de miedo, pudiendo ocurrir en niños, jóvenes, adultos o ancianos, sin distinción de clase social y debe ser tratada con mediación y sesiones de psicoterapia.
Claustrofobia: qué es, síntomas y tratamiento

Síntomas de claustrofobia

La claustrofobia se caracteriza principalmente por el sentimiento de miedo, angustia y ansiedad cuando la persona se encuentra en ambientes cerrados o incómodos o incluso cuando se imaginan en tal situación. Los principales de la claustrofobia son:

sudando;
taquicardia;
Boca seca;
Miedo y angustia.

La persona cree que las paredes se están moviendo, el techo bajando y el espacio disminuyendo, por ejemplo, lo que estimula el surgimiento de los síntomas. Los síntomas de la claustrofobia también pueden conducir a una preocupación excesiva y constante relacionada con el miedo, pudiendo esta fobia evolucionar hacia el trastorno de ansiedad generalizada. Ver todo sobre el trastorno de la ansiedad generalizada.

Tratamiento para la claustrofobia

El tratamiento para la claustrofobia se puede realizar a través de sesiones de psicoterapia que a veces puede estar asociada al uso de medicamentos ansiolíticos y antidepresivos que pueden ayudar a disminuir los síntomas de la fobia y el riesgo de desarrollo de una depresión ya que es costumbre de estos individuos aislar del mundo en lugares que creen ser seguros como la propia habitación.

El tratamiento es largo, pero alcanza buenos resultados, y por eso la claustrofobia tiene control, que sólo será alcanzado cuando el tratamiento sea seguido correctamente. Las sesiones de psicoterapia son fundamentales, pues tienen como objetivo exponer directa o indirectamente a la persona a las situaciones en que se sienten con miedo, ansiosas y angustiadas, haciendo que encaren el miedo y pasen a sentirse mejor ante esas situaciones.

error: Content is protected !!