Quién puede tener claustrofobia

La claustrofobia es un mal que acomete desde niños hasta jóvenes y ancianos, sin distinción, y debe ser tratada con psicoterapia y medicación.

Causas de la claustrofobia

Las causas de la claustrofobia pueden estar asociadas a episodios traumáticos durante la infancia o la genética familiar. El historial familiar también puede presentar una gran influencia sobre el desarrollo del trastorno en niños y jóvenes, especialmente si el problema afecta a uno de los responsables, que acaban demostrando el sentimiento durante la crianza del hijo.

Síntomas de claustrofobia

Los síntomas de claustrofobia son ansiedad generalizada, sentimiento de miedo, taquicardia y sudoración. En ese momento, la persona siente que las paredes se están moviendo y el espacio está disminuyendo, lo que provoca una sensación de aprieto.

Tratamiento para la claustrofobia

En general, el tratamiento de la claustrofobia se realiza con sesiones de psicoterapia. En algunos casos, es necesaria la ingestión de medicamentos ansiolíticos y antidepresivos, que ayudan a disminuir los síntomas de la enfermedad y el riesgo de desarrollo de la depresión, ya que las personas que sufren de claustrofobia tienden a aislarse y tienen su capacidad de desplazamiento disminuida ya que muchos no entran en aviones y algunos evitan incluso pasar por túneles.

Claustrofobia tiene cura

Sí, la claustrofobia, así como cualquier otra fobia, puede ser curada con el tratamiento adecuado y prolongado. En general, el paciente claustrofóbico necesita mantener un seguimiento continuo de un psicólogo para mantener la fobia lejos. La recuperación del paciente, sin embargo, es lenta y exige paciencia.

error: Content is protected !!